Close

La fête de l’Humanité: ¿final de la gran fiesta comunista?

Escritores como Jorge Amado, Luis Aragón, Albert Camus y García Márquez fueron escuchados en La fête. Artistas como Bob Dylan, Patti Smith, Leonard Cohen, Pink Floyd, The Who, Iggy Pop, Stevie Wonder y Joan Baez cantaron en el gran escenario.

Redacción
Concierto en La fête de l'Humanité

Concierto en La fête de l'Humanité. Imagen del portal de La Fête en Facebook

Catherine Marchais y Manuel Salamanca son una pareja de comunistas orgánicos. Ella es francesa, él es colombiano. Llevan años viviendo en un populoso barrio de Nanterre, muy cerca a La Défense. A veces su pequeño apartamento pareciera un consulado puesto que por allí pasan decenas de lideres y activistas sociales de Latinoamérica que necesitan de una mano amiga, un cama para pasar la noche, un plato de comida o un coñac para engañar el frio. 

Desde hace más de un cuarto de siglo Catherine y Manuel son parte activa de La fête de l’Humanité, el evento más importante, masivo y vistoso de la izquierda mundial. Un evento que ha sobrevivido a la Segunda Guerra Mundial, a la implosión del bloque soviético y al debilitamiento de los Partidos Comunistas de Europa. Escritores como Jorge Amado, Luis Aragón, Albert Camus y García Márquez, por nombrar algunos, fueron escuchados en La fête. Artistas como Bob Dylan, Patti Smith, Leonard Cohen, Pink Floyd, The Who, Iggy Pop, Stevie Wonder, Joan Baez, entre otros cantaron en el gran escenario de La fête.

Miles de personas acuden a La fête de l’Humanité

El segundo fin de semana de septiembre es la cita anual. Catherine y Manuel, en compañía de un grupo de activistas, abren una caseta engalanada con afiches del semanario *Voz  de Colombia. Allí organizan debates, acogen dirigentes y lideres políticos, abogan por la paz en Colombia y venden platos de cocina popular. Lo recaudado es enviado al semanario *Voz. Es la solidaridad monda y lironda, sin palabreríos. 

A raíz de la peste, nos preguntamos en EL COMEJÉN qué será de La fête de l’Humanité. Esto nos contaron. 

¿Cuáles creen que fueron las razones para que La fête de l’Humanité se mantuviera a pesar del desmoronamiento del Bloque Soviético y el adelgazamiento de los partidos comunistas? 

La fête de l’Humanité logró mantener su popularidad mas allá de la derrota política e ideológica que significó el colapso del campo socialista y la caída del muro de Berlín gracias a su anclaje popular, al aporte de los simpatizantes, al compromiso de los militantes del Partido Comunista Francés (PCF) y a la implantación del partido a nivel regional, departamental y comunal. La fête convoca con fraternidad y espíritu humanista a los sectores progresistas de toda la izquierda.

¿La fête de l’Humanitéaún tiene carga ideológica o es una mera postura estética? ¿O una combinación de estos dos aspectos? 

La fête de l’Humaniténace como un acto militante en defensa del periódico L’Humanité que responde al llamado de Marcel Cachin, su director de la época, el 7 septiembre de 1930. Desde entonces La fête ha conservado ese carácter militante y festivo propio de las fiestas populares, de las fiestas políticas. La fête ha sido la cita principal, el rendez-vous político del otoño que pone en debate el tema del momento tanto en lo nacional como en lo internacional. La fête trasciende las fronteras por su carácter internacionalista, solidario, es lugar de debate político, de encuentros literarios, de exposiciones artísticas, de conciertos inolvidables que rebosan de juventud, de folclor, de gastronomía regional y del mundo. La fête dura tres días, tres días de fiesta, de fiesta que permiten a un amplio publico asistir a conciertos con artistas y grupos reconocidos de renombre nacional e internacional.

¿Los cambios generacionales en qué han afectado a La fête de l’Humanité?

La fête más que verse afectada positiva o negativamente por los cambios generacionales ha sabido adaptarse a lo largo de sus ochenta y cinco años de existencia. De esa generación de militantes obreros forjados en las luchas, en la resistencia, de esos militantes que levantaban una ciudadela con calles y avenidas en pocos días para acoger miles y miles de visitantes hay cada vez menos, hoy en día son empresas y firmas públicas o privadas que en parte aportan las infraestructuras necesarias para el evento, pero aún así el espíritu militante sigue presente, es determinante, allí radica la fuerza de La fête

¿Cómo afectó la peste a La Fête de l’Humanité? ¿Es su muerte o creen que volverá? ¿Es rentable?

La pandemia sin duda afectó a la organización de La fête del 2020, aunque antes de la epidemia ya se anunciaba que sería la última fête en el parque departamental de La Courneuve que será ocupado por los Juegos Olímpicos de Paris de 2024.

La fête de l’Humanité

Las medidas gubernamentales en materia de confinamiento llevaron al equipo organizador del evento a realizar una fête de l’Humanité alternativa repartida en diferentes espacios con las limitaciones y las reglas sanitarias correspondientes. La pandemia irrumpe entonces como un detonador que precipita el cuestionamiento que ya estaba sobre la mesa relativo al futuro de la fête. Una fête que no siempre fue rentable económicamente pero que al desaparecer dejaría un vacío en el paisaje político y en la vida de los simpatizantes y militantes comunistas. ¿Volverá? Difícil vaticinar el futuro de La fête en una época convulsionada y plena de incertidumbres.

¿Qué incidencias ha tenido la dinámica política francesa de los últimos años en La fête de l’Humanité?

La fête de l’Humanité por su carácter ha sido siempre el reflejo de las batallas políticas e ideológicas del momento. La fête convoca a la izquierda para debatir, para buscar convergencias, para dirimir, para denunciar.

Finalmente, ¿qué filme o libro recomiendan a los seguidores de EL COMEJÉN para conocer más sobre La fête?

Recomendamos La Fête de l’Humanité, 80 ans de solidarité, de Valère Staraselski, Éditions du Cherche-Midi. Es un relato completo de lo que ha sido esta fiesta. 

Redacción

Equipo de redacción El Comején.

scroll to top