Comején o comixén, según los indígenas arahuacos de Colombia. Termita es su nombre universal. Tienen mala fama porque se dedican a destruir estructuras, pero dice la ciencia que estos pequeños bichos son vitales en los procesos de intercambio y transformación de los ecosistemas, porque deciden y actúan de manera inteligente y coordinada. Son parte fundamental para la recomposición de un nuevo ciclo.  

Las termitas obreras son ciegas, pero se guían mejor que las que tienen ojos.

Las termitas obreras son ciegas, pero se guían mejor que las que tienen ojos. Son insectos ingenieros que tienen el don de construir puentes con sus propios cuerpos y en sus caminos no hay atascos, porque se organizan de manera individual para cumplir un propósito colectivo. 

Como una colonia de insectos subterráneos, en El Comején trabajamos para construir un espacio de colaboración que se alimenta de la palabra para encontrar nuevas formas de interpretar la realidad. Levantamos puentes con nuestro pensamiento.