Close

Mario Draghi no es un salvador

A lo largo de las décadas de 1970 y 1980, las élites gobernantes de Italia se enfrentaron a una clase trabajadora cada vez más militante e "ingobernable" y a una economía política redistributiva centrada en el Estado (basada en la Constitución del país de tendencia socialista) que era profundamente incompatible con el paradigma neoliberal emergente.

Redacción
Mario Draghi

Mario Draghi. Imagen de Harri Vick en Pixabay

Por Thomas Fazi, escritor y periodista italiano.

¿Por qué alguien elegiría manchar una reputación inmaculada y grandiosa a través de la sangre, el sudor y las lágrimas de la política italiana cotidiana? Esa es la pregunta en boca de muchos cuando Mario Draghi, exjefe del Banco Central Europeo, revela su nuevo gabinete en preparación para su papel como próximo primer ministro del país. Después de todo, solo tenía que esperar otro año antes de ocupar el puesto de nuevo presidente de la República.

¿Fue, como argumentan los comentaristas de izquierda y los partidarios del ex primer ministro, porque las tímidas medidas social-intervencionistas del Gobierno de Giuseppe Conte provocaron la ira de las élites empresariales y financieras del país? ¿O fue simplemente un juego de poder de Matteo Renzi que salió terriblemente mal?

Este concepto está bien resumido por la noción de “gobierno técnico”, que probablemente desconcertará a la mayoría de los lectores no italianos. De hecho, el concepto no existe en casi ningún otro país occidental.

De hecho, creo que lo más probable es que esas élites no consideran a Conte lo suficientemente fuerte como para gestionar el «gran reinicio» de la economía italiana, un esfuerzo que solo puede ser llevado a cabo por un gobierno «técnico» (o liderado por tecnócratas). Pero aún más interesante que las especulaciones sobre cómo llegó aquí es lo que nos dice la perspectiva de un Gobierno de Draghi sobre la naturaleza de la (post-) democracia italiana y los perversos efectos que ha tenido el euro en el tejido económico, social y político del país.

El descenso de Draghi a la política ha estado acompañado de febriles gritos de júbilo por parte de los medios de comunicación, a un nivel que probablemente habría avergonzado a los medios estatales de Corea del Norte. Y prácticamente todos los partidos del Parlamento, incluida la Liga del Norte de Salvini, que parece haber abandonado lo poco que quedaba de su postura «euroescéptica», han expresado su apoyo. El tono de la discusión fue bien captado por el poderoso gobernador de la región de Campania, Vincenzo De Luca (PD), quien comparó a Draghi con el mismo “Cristo”.

Casi todo el mundo parece estar de acuerdo: un Gobierno de Draghi sería una bendición para el país, una última oportunidad para redimir sus pecados y «hacer grande a Italia nuevamente».

Tales profecías no se basan en un análisis de las políticas de Draghi, y si serían de interés para el país y sus ciudadanos, trabajadores y empresas, sino en vagas referencias al «carisma», la «competencia» del hombre, “inteligencia” e “influencia internacional”. Esto es un reflejo de una cultura política enferma, en la que el arte de gobernar es reducida a un asunto puramente técnico, en el que nociones como poder, clase, ideología se borran de la ecuación. En cambio, son vistos como obstáculos inconvenientes para la gestión «eficiente» del Gobierno, que sólo requiere la «experiencia» de «técnicos» o tecnócratas bien estudiados (y políticamente neutrales casi por definición).

Este concepto está bien resumido por la noción de “gobierno técnico”, que probablemente desconcertará a la mayoría de los lectores no italianos. De hecho, el concepto no existe en casi ningún otro país occidental. La idea básica es que en momentos de crisis profunda sólo se puede confiar en que los “expertos” supuestamente no contaminados por el partidismo político y sin las complicaciones de la política parlamentaria tomen las decisiones “correctas” y “necesarias”.

Es un concepto que, lamentablemente, tiene una larga historia en Italia. Se remonta a la tensa relación que las élites económicas del país siempre han tenido con la socialdemocracia de masas, y cómo buscaron resolver esta tensión recurriendo a «restricciones externas» autoimpuestas de diversa índole. A lo largo de las décadas de 1970 y 1980, las élites gobernantes de Italia se enfrentaron a una clase trabajadora cada vez más militante e «ingobernable» y a una economía política redistributiva centrada en el Estado (basada en la Constitución del país de tendencia socialista) que era profundamente incompatible con el paradigma neoliberal emergente.

En sus memorias, Carli no ocultó el hecho de que “la Unión Europea representaba un camino alternativo para la solución de problemas que no estábamos logrando manejar a través de los canales normales del Gobierno y el parlamento”. Es decir, la transformación total, o neoliberalización, de la economía política del país.

Así empezaron a teorizar que sólo «atando las manos» al Gobierno a través de una camisa de fuerza político-económica —una restricción externa o vincolo esterno— podrían lograr un doble objetivo. Su objetivo era esencialmente «romper la espalda» de las clases trabajadoras mientras encabezaban esas «reformas» para las que había muy poco consenso popular. Y ese vincolo esterno fue, por supuesto, el proceso de integración europea, comenzando con el sistema de tipos de cambio semi-fijos conocido como Sistema Monetario Europeo (o EMS en inglés), en 1979, hasta Maastricht y luego el euro (UEM).

Uno de los principales defensores del vincolo esterno fue Guido Carli, el influyente ministro de Economía de Italia de 1989 a 1992, además de ser uno de los mentores de Mario Draghi. En sus memorias, Carli no ocultó el hecho de que “la Unión Europea representaba un camino alternativo para la solución de problemas que no estábamos logrando manejar a través de los canales normales del Gobierno y el parlamento”. Es decir, la transformación total, o neoliberalización, de la economía política del país. Se puede decir que esto encarna lo que Edgar Grande llama la «paradoja de la debilidad», según la cual las élites nacionales transfieren algo de poder a un hacedor de políticas supranacional (apareciendo así más débiles) para poder resistir mejor la presión de los actores sociales testificando que “esta es la voluntad de Europa” (volviéndose más fuerte).

El concepto de «gobierno técnico» es en gran parte un subproducto del vincolo esterno. Por un lado, la lógica aparentemente inexorable de la restricción externa – ya sea el mantenimiento de una tasa de cambio fija o la necesidad de apaciguar a los «mercados» o a «la UE» para evitar represalias – crea un «estado de excepción». Esto significa que en cualquier momento la compleja dinámica de la política parlamentaria puede tener que ceder el paso a gobiernos «no políticos» (es decir, «técnicos») encargados de «hacer el trabajo».

Tal movimiento implica que las políticas que llevan a cabo no son una opción política, sino algo completamente racional y necesario, que el Parlamento debería limitarse a ser una simple formalidad, sin hacer demasiadas preguntas. Por otro lado, los efectos socioeconómicos de la restricción externa, que son particularmente desastrosos en el caso de Italia, crean tensiones crecientes entre las demandas de los ciudadanos y los requisitos de la restricción externa (más las instituciones inter / supranacionales que las supervisan). Los partidos nacionales no pueden resolver estos problemas porque carecen de todos los instrumentos «normales» de política económica necesarios para mantener el consenso social. Lo que luego los lleva a recurrir a los tecnócratas para resolver el estancamiento, haciendo que implementen las medidas de las que las partes no quieren asumir la responsabilidad.

La caída del último gabinete de Berlusconi, en 2011, vio la entrada de otro tecnócrata, Mario Monti, ex comisionado europeo y asesor internacional de Goldman, quien procedió a administrar una devastadora “cura” de austeridad recomendada por Bruselas.

No es casualidad que la era de los gobiernos técnicos comience a principios de la década de 1990, tras la firma del Tratado de Maastricht en Italia, que fue negociado nada menos que, lo adivinaste, Mario Draghi, en ese momento director general de la Tesorería Italiana. El primer Gobierno liderado por tecnócratas, encabezado por el ex gobernador del banco central de Italia, Carlo Azeglio Ciampi, se formó en 1993 e inauguró la primera ronda de privatizaciones masivas de activos estatales. Pocos años después, fue el turno de Lamberto Dini, primer ministro entre 1995 y 1996.

Durante todo este período, Draghi, en su calidad de director general del Tesoro, fue uno de los principales impulsores de la privatización de las empresas estatales italianas y del vincolo esterno en general. La caída del último gabinete de Berlusconi, en 2011, vio la entrada de otro tecnócrata, Mario Monti, ex comisionado europeo y asesor internacional de Goldman, quien procedió a administrar una devastadora “cura” de austeridad recomendada por Bruselas. Esto fue en gran parte consecuencia de la decisión del recién nombrado presidente del BCE – sí, Mario Draghi nuevamente – de detener las compras de bonos del Gobierno italiano, lo que provocó que las tasas de interés italianas se dispararan.

En resumen, ya sea en su calidad de director general de Tesorería o de presidente del BCE, Draghi supervisó privatizaciones masivas, severos recortes del gasto público y aumentos de impuestos que tuvieron un impacto perjudicial en Italia.

La experiencia del Gobierno de Monti es un ejemplo perfecto: los recortes de atención médica administrados por Monti, así como por otras administraciones, y exigidos por la Comisión Europea , dejaron a la administración de Conte dramáticamente mal preparada para combatir el brote de Covid-19 . La arquitectura del euro continuó impidiendo una respuesta eficaz, a pesar del amplio apoyo del banco central y la suspensión temporal de las normas presupuestarias de la UE. Esto condujo a crecientes costos económicos y sociales, y terminó ejerciendo una presión cada vez mayor sobre el Gobierno, un callejón sin salida que ahora se nos dice que solo puede resolver otro tecnócrata deus ex machina.

Un sistema en el que el propio proceso democrático formal se subvierte sistemáticamente a través del chantaje financiero y monetario, en primer lugar, a manos del BCE, hasta el punto de que uno puede cuestionar razonablemente si los Estados miembros de la zona del euro todavía pueden considerarse democracias.

Esto es demencial. Hay pocas dudas de que la crisis de Italia debe considerarse como una crisis del orden del capitalismo italiano posterior a Maastricht, y más en general de la lógica de la restricción externa basada en la privatización, la austeridad fiscal y la compresión salarial. Esto no solo ha supuesto el estancamiento permanente de la economía italiana, sino que también ha tenido el efecto de desarticular el funcionamiento normal de la democracia. Si ese es el caso, entonces es una locura pensar que Mario Draghi, literalmente la encarnación corporal del modelo político-económico que ha arruinado a Italia, puede representar una solución.

Draghi no solo supervisó directamente el desmantelamiento de la industria pública italiana y la aplicación de una severa austeridad a principios de la década de 1990 durante su cargo en la Tesorería italiana. También afinó la propia restricción externa al encabezar la transformación del sistema del euro. Pasó de una unión monetaria disfuncional pero formalmente democrática a una estructura de gobierno inter/supranacional donde los gobiernos son castigados a través de una compleja gama de mecanismos institucionales.

Un sistema en el que el propio proceso democrático formal se subvierte sistemáticamente a través del chantaje financiero y monetario, en primer lugar, a manos del BCE, hasta el punto de que uno puede cuestionar razonablemente si los Estados miembros de la zona del euro todavía pueden considerarse democracias. Incluso de acuerdo con el estrecho entendimiento «burgués» del concepto, uno ciertamente estaría en apuros para seguir considerando a Italia como tal. Especialmente ahora que Mario Draghi ha sido llamado para terminar el trabajo que comenzó hace 30 años.

Enlace del texto original en inglés.

Nota de Natalia Munevar: El economista y exjefe del Banco Central Europeo Mario Draghi, hizo su juramento el pasado sábado 13 de febrero como primer ministro de Italia. Liderará un gobierno de unidad llamado a enfrentar la crisis del coronavirus y la recesión económica. Draghi, una figura muy respetada en casa y en Europa, logró convencer a casi todos los principales partidos italianos para que apoyaran a su Gobierno, con líderes que van desde el Movimiento Cinco Estrellas (M5S) hasta la Liga de extrema derecha. El nombramiento de Draghi pone fin a semanas de agitación política provocada después de que Matteo Renzi retirara su partido de una coalición gobernante formada por M5S y el partido Demócrata de centro izquierda debido a los enfrentamientos sobre cómo el Gobierno planeaba gastar los más de 200.000 millones de euros que Italia va a recibir del fondo de recuperación Covid-19 de la UE. La medida de Renzi llevó a Giuseppe Conte a dimitir como primer ministro y llega la hora de Dragui.

Redacción

Equipo de redacción El Comején.

scroll to top