Close

Los de arriba, los del medio y los de abajo

Gustavo Petro rodeado de doce enanos electorales. El mensaje para el "Establismenth" no podía ser más claro: únanse para derrotarlo.

Imagen de athree23 en Pixabay

Imagen de athree23 en Pixabay

La política es pasión, le escuché decir a Manolo Monereo el pasado martes en Abirradero, una taberna fundada en Barcelona por Nereo, un italiano que conoce las trastiendas de la Izquierda europea. En la velada organizada por El Viejo Topo, el agudo analista político español afirmó que una izquierda sin mística, sin afecto, que no caba trincheras para combatir sin complejos a la retórica fascista, que ha dado por perdida y concluida la partida contra el capitalismo, no merece un lugar en la Historia. 

Mientras escuchaba a Manolo pensaba en Colombia. En la izquierda colombiana. En la cita electoral del próximo año. En el Pacto Histórico y Colombia Humana, los dos gajos o cascos de una misma mandarina.

En su última edición la revista Semana, el instrumento de agitación y propaganda de la extrema derecha colombiana, puso en portada a un sonriente y agigantado Gustavo Petro rodeado de doce enanos electorales. El mensaje para el Establismenth no podía ser más claro: únanse para derrotar a Petro. Juntar a todo los enanitos para armar un Frankenstein que pueda ganarle la liza al gigante. En eso están: moviendo alfiles para juntar a los de arriba con los del medio para derrotar a los de abajo. Esto les ha funcionado. Funcionó en las elecciones de 2018. Iván Duque fue la pieza elegida para que hiciera el trabajo para los de arriba. Los del medio encogieron los brazos pero votaron por él.  

¿Puede ocurrir, Comején, lo mismo en 2022? Por supuesto.  

Age of Empires es un mítico videojuego de estrategia en tiempo real. Gana quien tiene una estrategia clara y acierta en los movimientos tácticos. El oro, la piedra, la madera y la comida son los recursos, abundantes o limitados, que deben administrar los jugadores. Para conseguir la derrota del rival es necesario levantar una base sólida, establecer rutas de conexión, realizar alianzas y cooperar para alcanzar un beneficio común. Este pasatiempo, Comején, puede servirte de inspiración. Los cuadros y activistas del Pacto Histórico y de Colombia Humana no pueden equivocarse en los meses que vienen. 

¿Qué equivocaciones?

Enfrascarse en debates teológicos, por ejemplo, es una equivocación. Agua, comida y techo es lo más importante para la vida de millones de colombianos y colombianas. Los de abajo. Los que son mayoría. La gente del medio no tienen estos problemas. Razón para no comprender a los de abajo. Se duchan con abundante agua caliente, desayunan frutas y cereales, trabajan con el computador desde casa y sólo salen a la calle para llevar al perro a cagar. Convencer, organizar y movilizar a los pobres tiene más valor político y moral que sumergirse en una polémica sobre una fotografía en la que aparece Petro con un charlatán de iglesia. 

Es una equivocación, por ejemplo, volverte candidato o candidata porque te dio la gana. A mis más caros amigos les recomiendo que hagan política, que creen espacios para la Izquierda más allá de las disputas y aspiraciones electorales. La dispersión de candidatos y candidaturas perjudica al Pacto Histórico y Colombia Humana. Está ocurriendo dentro y fuera del país. Si no administras bien los recursos te vas a la bancarrota política, económica y moral. Luego vienen las deudas. Detrás de las deudas vienen las tentaciones. Finalmente la corrupción y la cárcel. Piénsalo.   

Estoy harto, traviesa Termita, de las dinastías políticas. Estamos hartas de aspirantes cuyo único mérito es ser hijo, hija, amante o cuñado de fulano de tal. Son comportamientos feudales, empotrados en la política colombiana por las familias dominantes, desde el año uno de la República. Estas conductas dañan la reputación de la Izquierda. Es una maldita equivocación. Ajena a los valores de Izquierda.

Queda poco, Comején.

Escritor y analista político. Blog: En el puente: a las seis es la cita.

2 Comentarios
scroll to top