Close

Estrella Galán: «Las medidas de control migratorio se verán endurecidas por el coronavirus»

La saturación de los campos, como el de Moria, con capacidad para 3.000 personas y donde hay cerca de 20.000, sin un mínimo distanciamiento, sin posibilidad de higiene, es algo que la Unión Europea no debería permitir.

Redacción
Foto de Erika Antequera.

Foto de Erika Antequera.

En 2019 se presentaron en España un total de 118.264 solicitudes de asilo, más del doble que el año anterior, según informa la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) en su página web. Las cifras del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) señalan que hay más de 70,8 millones de personas desplazadas a la fuerza en el mundo. Las cifras nunca son definitivas porque crecen sin parar.

Venezuela, Colombia, Honduras, Perú y Nicaragua, son los primeros cinco países en número de solicitudes de asilo en España en lo que va de 2020, según cuenta Estrella Galán, directora de CEAR, en conversación con El Comején: “la política de visados que ha impuesto España, impide y dificulta que lleguen personas de otros lugares donde también hay conflictos muy serios como Yemen, Siria, Palestina o países africanos”. 

Esta situación, que ya es alarmante por sí misma, es más preocupante si tenemos en cuenta la precaria situación en la que sobreviven esos millones de personas en diferentes lugares del mundo. El Covid-19 no hace excepciones, y allí donde hay refugiados no hay derechos, ni agua, ni jabón.

En un futuro próximo, cuando se abran puertas y ventanas a la “nueva normalidad” veremos cambios en materia económica, social, cultural y también política. Respecto a los refugiados, esto es lo que nos cuenta Estrella Galán, directora de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR).

P: ¿Qué es lo que más temes, o lo que más te preocupa en materia de asilo y refugio cuando termine el confinamiento?

R: Lo más preocupante es que durante mucho tiempo las fronteras van a permanecer cerradas y en ese sentido muchas personas que se ven obligadas a huir para buscar protección en un lugar más seguro, es decir, las personas refugiadas no van a tener fácil las vías de llegada. Debemos pensar en ellas, porque habrá muchas personas que se van a quedar atrapadas, sin posibilidad de salida y en muchos casos esto puede llevar a la peor de las consecuencias. Debería replantearse la posibilidad de que las embajadas en los países de origen o tránsito, permitan recibir a solicitantes de asilo con el fin de poder trasladarlos a países seguros y de este modo poder formalizar su solicitud de protección internacional. Las medidas de control migratorio se verán endurecidas. Solo el hecho de que las fronteras permanezcan cerradas, va a provocar efectos colaterales muy graves en quienes necesitan llegar a un país seguro para poner su vida a salvo.

P: Desde CEAR insisten en que la situación actual provocada por el Covid-19 no se puede abordar como una guerra ¿Por qué

R: En CEAR no compartimos el lenguaje bélico que está utilizando el Gobierno para comunicar el desafío que supone superar esta pandemia. Entendemos que este lenguaje sitúa el problema en un ámbito que no le corresponde. El Covid-19 solo se puede superar con la responsabilidad colectiva de la ciudadanía y reforzando el sistema sanitario y el de la investigación tan golpeado con recortes en los últimos tiempos.

Solo el hecho de que las fronteras permanezcan cerradas, va a provocar efectos colaterales muy graves en quienes necesitan llegar a un país seguro para poner su vida a salvo.

Hay que enfocar la respuesta desde la seguridad humana, para hacer frente a ésta y a futuras situaciones, y dicha seguridad pasa por el acceso a los derechos. Para ello es necesario fortalecer las instituciones que ponen en el centro a las personas, como son la sanidad, la investigación, la educación, los cuidados y los cuerpos civiles de protección. Quien ha sufrido un conflicto bélico, como es el caso de muchas personas refugiadas, sabe lo mucho que dista esta situación de una guerra.

P: El Gobierno español ha vaciado los Centros de Internamiento de Extranjeros ¿En qué situación están en este momento las personas que estaban allí?

R: Lo que no hemos conseguido la sociedad civil, reclamando desde hace décadas el cierre de los CIE, lo ha conseguido el Covid-19, aunque esto parece que va a ser una medida temporal hasta que la pandemia remita.

Estas personas han sido acogidas en programas de atención humanitaria u otros, por lo que se ha puesto en evidencia que existen otras herramientas y alternativas más humanas, garantistas y amables que son una alternativa real. Esperamos que de esta experiencia se puedan conseguir avances en esa reclamación histórica del cierre de los CIE.

P: ¿Qué medidas crees que se deben adoptar para atender el desplazamiento forzado por motivos medioambientales? 

R: En estos momentos nos hay una posición clara sobre el tratamiento a dar a las personas que se ven forzadas a migrar por cuestiones climáticas medioambientales. Sin duda, es uno de los desafíos que habrá que abordar de manera inmediata por las instituciones competentes en la materia tanto a nivel internacional como nacional.

Foto de Tobias Mrzyk en Unsplash.
Foto de Tobias Mrzyk en Unsplash.

P: ¿Qué se puede decir en este momento, de manera general, de la situación de los refugiados en el mundo?

R: La situación que está viviendo las personas refugiadas y migrantes en las islas griegas es altamente preocupante, vergonzoso. La saturación de los campos, como el de Moria, con capacidad para 3.000 personas y donde hay cerca de 20.000, sin un mínimo distanciamiento, sin posibilidad de higiene, es algo que la Unión Europea no debería permitir. En el campo solo hay agua un par de horas al día y en algunas zonas del campo solo hay un grifo por cada 1.300 personas.

En cuanto a Centroamérica, es muy preocupante la situación que se está viviendo en México, donde las organizaciones están exigiendo la libertad inmediata de las personas migrantes y refugiadas que permanecen en los centros de detención, sin condiciones, y donde ya ha fallecido alguna persona debido a las pésimas condiciones de salubridad en las que se encuentran.

P: ¿Qué libro, serie o película recomiendas para el confinamiento?

R: Recomiendo la serie Edén, Premio Ondas 2019, que aborda la crisis migratoria y la crisis de valores que vivimos en Europa. Está disponible en Filmin. Recomiendo también el libro: Decir no, el imperativo de la desobediencia de Javier de Lucas.

CEAR, junto a más de 250 organizaciones impulsan actualmente una campaña por la

regularización urgente de personas migrante y solicitantes de asilo en España, a la que se han sumado más de 52.000 ciudadanos. Si deseas apoyar la campaña, puedes informarte en este enlace: https://www.cear.es/firma-regularizacion-migrantes/

Redacción

Equipo de redacción El Comején.

scroll to top