Close

El poder de mercado de las empresas tecnológicas

La economía mundial se contrae, las empresas nacionales luchan por sobrevivir y las desigualdades se incrementan en el mundo a medida que las grandes empresas tecnológicas acumulan riqueza y poder sin precedentes, la tarea es luchar por sociedades más justas y democráticas.

Natalia Munevar Sastre
Evasión de impuestos

Evasión de impuestos.Imagen de Steve Buissinne en Pixabay

La economía mundial se hunde en una profunda recesión sin precedentes. Desempleo masivo, caída de ingresos, incumplimientos corporativos y mayor endeudamiento son algunos de los factores por los cuales se estima un crecimiento negativo durante al menos un año para las principales economías.

Los mercados de valores ya sobrevalorados fueron los primeros en registrar el impacto económico de la pandemia, cayeron en picado más que durante cualquier otra crisis reciente. El 23 de marzo, el punto más bajo del mercado de valores este año, la Reserva Federal de Estados Unidos anunció nuevas y agresivas medidas para calmar a los inversores.

La noticia hoy, después de 5 meses de pandemia, es cómo el índice bursátil S&P500 ha registrado máximos históricos, eliminando la fuerte pérdida causada por la crisis del coronavirus. Esto se debe al repunte de las acciones de empresas tecnológicas, Apple, Amazon, Alphabet (Google), Microsoft y Facebook, las cinco mayores empresas que cotizan en bolsa en Estados Unidos, subieron un 37% en los primeros siete meses de este año, mientras que todas las demás acciones del S&P 500 cayeron un 6% combinado, según Credit Suisse.

Para la muestra un botón:

  1. El CEO de Amazon, Jeff Bezos, ha visto como aumentaba su fortuna con ganancias de $13 mil millones de dólares en un solo día en este mes de agosto 2020. Si sigue esta tendencia, puede convertirse en el primer billonario del mundo
  2. Apple tardó 42 años en alcanzar un valor de 1 billón de dólares. En los últimos dos años duplicó su valor y durante este mes de agosto se convirtió en la primera empresa estadounidense en alcanzar un valor de $2 billones.

El dominio de las empresas tecnológicas está siendo impulsado en primer lugar por su inmenso tamaño y poder, el cual sirve de refugio a los inversionistas en estos momentos de recesión y, en segundo lugar, porque ahora somos conscientes del impacto que tienen estas empresas en nuestras vidas ya que dependemos de ellas para trabajar, comunicarnos y comprar, las utilizamos en el día a día, para escuchar música, ver televisión o leer las noticias.

Esta posición de las empresas tecnológicas en el mercado y en nuestras vidas está generando muchos debates que debemos abordar. Desde la necesidad de la ley antimonopolio actualizada, como debe ser la gestión de nuestros datos, o la necesidad de un marco ético y legal Pero me centraré en el que posiblemente es el aspecto más evidente, y es el incremento de la desigualdad.

Los titanes tecnológicos se han convertido en oligopolios globales y monopolios nacionales. Su tamaño en el mundo globalizado dificulta que muchas empresas nacionales puedan competir, aprovechando así su tamaño relativo para reducir salarios, evitar impuestos, engañar a sus proveedores o presionar a los gobiernos para tener un trato preferencial. 

Amazon es el mejor ejemplo de ello. Se ha convertido en la compañía mas grande de Estados Unidos, en medio de sus reconocidas prácticas anticompetitivas que le han puesto en problemas con las autoridades de competencia de la Unión Europea, las terribles condiciones laborales de sus trabajadores y por ser el mayor evasor de impuestos de todas las compañías tecnológicas.

El modelo de negocio de Amazon se basa en mantener su posición de monopolio para hacer rentable su mayor fuente de ingresos, la venta de datos por las transacciones realizadas en su red. Cuantas más personas utilicen la aplicación, más datos se generan y es la monetización de estos datos lo que genera la mayoría de los ingresos: Amazon Web Services (AWS) es la parte más rentable del negocio. 

Las cinco compañías tecnológicas juntas valen hoy en día $3 billones de dólares y mientras nuestras vidas estén sujetas a las tecnológicas, la fortuna de Jeff Bezos, Bill Gates, Mark Zuckerberg, Larry Page y Sergey Brin seguirá creciendo debido al poder de mercado de sus empresas, que les permite explotar fuerza de trabajo, engañar proveedores, evitar impuestos y vender nuestros datos al mejor postor sin ningún tipo de regulación.

Muchas personas se preguntarán si realmente es un problema que estas personas se hagan cada vez más ricas, la cuestión está en que su riqueza se crea a expensas de los trabajadores, el planeta y la sociedad en su conjunto. Si viviéramos en una sociedad más justa y democrática, la fortuna de esta pequeña élite se utilizaría para resolver gran parte de nuestros problemas sociales.

Natalia Munevar Sastre

Ingeniera industrial de la Universidad Tecnológica de Pereira y Master Oficial en Finanzas de Empresa en Universidad Complutense de Madrid. Trabajó en el Parlamento Europeo con el partido Podemos.

scroll to top