Close

EL COMEJÉN recomienda

El equipo editorial de EL COMEJÉN, recomienda una lista de documentales que representan nuevas tendencias. Añadimos a la lista un documental de corte más clásico sobre la primera guerrilla ambientalista del planeta. Bienvenid@s al termitero:

Diego Marín Ríos
Imagen de Bokskapet en Pixabay

Imagen de Bokskapet en Pixabay

De un día para otro los grandes documentales y series de televisión sobre naturaleza y medio ambiente han empezado a adoptar la perspectiva cíclica, interconectada y sistémica de algunos pueblos originarios. La cosmovisión de los pueblos raizales. Es como si el deslumbrante avance de la ciencia occidental, la que ya nos permite ver que pasa en Marte en tiempo real, fuera un viaje laberíntico para llegar al comienzo.

El punto de quiebre es el desprendimiento del antropocentrismo como lugar único posible sobre el cual observar lo existe a nuestro alrededor. Esta reflexión me asaltó por primera vez en la terminal de buses de Estocolmo. Tratando de escapar al tedio de la espera, mi hermana abrió su laptop y apareció el anuncio de la serie documental One Strange Rock. El documental, narrado por Will Smith, observa a la naturaleza desde la Estación Espacial Internacional. El gran personaje, la protagonista de toda la serie, es Vida. El ser humano abandona su lugar de privilegio y aparece ante nuestros ojos como una especie más en el gran teatro de la vida, pero no como cualquier especie, sino como la más destructiva. A partir de allí se ha abierto una brecha: documentales y series que se desprenden de la perspectiva antropocéntrica.

Primero fueron los documentales exóticos que seguían a una especie, un ecosistema o una región, con un narrador en el lugar en representación de la especie superior. Luego vino el documental narrado por especialistas al estilo David Attenborough. Reportajes que enfatizaban en el papel del hombre como depredador. Se trataba de documentales que combinaban ciencia con activismo.

Ahora avanza una línea de documentales que rompe con todas las convenciones y muestran la vida tal como es, con sus sonidos y colores propios. La vida sin maquillajes. Construyen un escenario donde nos podemos reconocer. Donde la retórica sobra. El ser humano es solo una especie más de la naturaleza. Lo demás es cosa de cada quien. Para mí, cada vez va quedando más claro que la sociedad occidental tiene que inmolarse desde su propio ego. Retirar el velo antropocéntrico para salvar la vida, el planeta y nuestra especie.

Varios analistas afirman que lo que está ocurriendo es una teorización del movimiento ambientalista a través de las emergentes narrativas audiovisuales. Estoy de acuerdo, pero creo que esa forma de narrar va más allá de los documentales sobre medio ambiente. Es una narrativa que lo envuelve todo. Es una forma de narrar más acorde al mundo actual: tiempo real, video, redes sociales, inmediatez.

El equipo editorial de EL COMEJÉN, recomienda una lista de documentales que representan estas nuevas tendencias. Añadimos a la lista un documental de corte más clásico sobre  la primera guerrilla ambientalista del planeta. Bienvenid@s al termitero: 

Silence of the tides

Una película poética sobre el mar de Wadden y la relación continua entre el hombre y la naturaleza. Una observación radical de la vida y la muerte. Nuestra recomendación más especial.

The magnitude of all things

Un viaje magnífico hacia el duelo ecológico. ¿Hay esperanza? Esa es la pregunta que se hace la directora Jennifer Abbott en esta película profundamente personal y poética sobre su propio dolor por el cambio climático, pero también por las tragedias entre personas de todo el mundo.

Gunda

Gunda es madre, una cerda que comparte la granja con dos vacas ingeniosas y un pollo con una sola pierna. El director ruso Kossakovsky recalibra conmovedoramente nuestro universo moral, recordándonos el valor inherente de la vida y el misterio de toda la conciencia animal y la nuestra.

Do not Split (documental completo)

Ellos recuerdan cómo se sentía la libertad, pero ahora la ven desvanecerse frente a sus ojos. ¿Qué se podrá o no se podrá decir mañana? En junio de 2019 estallaron las protestas en Hong Kong que este documental muestra desde adentro. Como información extra les recomendamos esta entrevista realizada para El Comején en el 2020 sobre el activismo en Hong Kong.

The coconut revolution

La Revolución del Coco de 2001 trata sobre el pueblo de Bougainville, Papúa Nueva Guinea, que durante décadas luchó contra una operación minera destructiva en su isla. La batalla terminó en una sangrienta guerra de 1988 a 1998, que los isleños ganaron contra viento y marea. La primera revolución ecológica.

Diego Marín Ríos

Desde la popa del Titanic. Historiador colombiano residente en Noruega.

scroll to top