Close

Bajamos la cortina

Las creencias son determinantes en la vida de todo ser humano, incluyendo aquellos que se asumen ateos.

Redacción
La llama

La llama.I magen de Miren Hayek en Pixabay

En este año de la peste, 2020, nació EL COMEJÉN. Un grupo de amigos y amigas radicados en las dos orillas del Atlántico nos confabulamos para crear un portal sin ataduras y sin dogmas. Un espacio de libertad en el que todas las autoras y autores expresen su pensamiento, sin perder de vista que el actual orden mundial no termina por convencernos. Por esa razón le damos la vuelta, lo escudriñamos, lo criticamos y lo cuestionamos. Hay realidades que no cambian y permanecen en la sombra. Nuestro objetivo es sacar esas realidades del mundo de las sombras para darles un poco de claridad y en lo posible cambiarlas. 

Toda la comunidad de EL COMEJÉN labora de manera voluntaria. Sacamos unas horas del día para que el portal se renueve cada fin de semana. Lo hacemos así para no estar sometidos a la publicidad y evitar que nuestras ideas se contaminen. Vamos a bajar la cortina del portal por unos días. Para descansar y dejarlos descansar. Je je je. Vamos a aprovechar la pausa para mejorar algunos aspectos técnicos y diseño del portal. Volveremos en la segunda semana de enero de 2021. Tendremos novedades. 

Cerramos este terrible año con un dossier sobre las creencias. Las religiones, como se denominan usualmente, han dado para todo. Para hacer una revolución o una contrarrevolución. Para redimir o reprimir. Para liberar y encarcelar. Para buscar la paz o hacer la guerra. Para encontrar paz interior. Para dominar los demonios interiores. Para hacer negocios. Para explicar lo que la ciencia no acaba por explicar.  Las creencias son determinantes en la vida de todo ser humano, incluyendo aquellos que se asumen ateos. Por ello, resolver la crisis global pasa necesariamente por construir un dialogo amplio, sincero y respetuoso sobre las creencias, que hacen parte de nuestra cotidianidad y marcan también los rumbos de la razón.

Pasen el fin de año a su manera. Con los suyos. Con las limitaciones que nos ha impuesto la peste. Cuídense, cuidémonos, cuiden a los otros y las otras y cuiden la naturaleza. 

Hasta ponto. 

Redacción

Equipo de redacción El Comején.

scroll to top