Close

Con el Perú en el corazón: una mirada desde la diáspora a la última crisis política del Perú

La Constitución actual tiene su origen en el gobierno dictatorial de Alberto Fujimori.

Redacción
Comunidad peruana protesta en Barcelona

Comunidad peruana protesta en Barcelona. Imagen de Facebook

Durante las últimas semanas el escenario político y social en el Perú ha atravesado graves momentos de inestabilidad en medio del actual contexto pandémico. Las multitudinarias manifestaciones en contra del Golpe de Estado perpetrado por el Congreso de la República han logrado expulsar de la presidencia del Perú al usurpador Manuel Merino. La violenta represión policial promovida por los grupos golpistas se ha cobrado la vida de dos jóvenes, Inti Sotelo (24) y Bryan Pintado (22), más de un centenar de heridos, detenciones arbitrarias y abusos sexuales.

La respuesta de la población fue contundente, apoyando las reformas propuestas por Vizcarra y ganándose éste una abrumadora aprobación.

La asunción de Manuel Merino al poder se consigue a través de una segunda vacancia a Martín Vizcarra utilizando unas acusaciones en contra de éste último sin haber sido probadas, y a todas luces inconstitucional. Ésta vacancia se debe a una serie de acuerdos entre partidos políticos y miembros del congreso con afán de obstaculizar las reformas y las múltiples investigaciones orientadas a luchar contra la corrupción dentro y fuera de la clase política. Éste no fue el primer ataque a la democracia por parte de éstos grupos corruptos. En septiembre de 2019 hubo un primer intento de vacancia impulsado por casi los mismos grupos de poder que no prosperó.

Desde que, en marzo de 2018, Martín Vizcarra asumió la presidencia del Perú, sustituyendo a Pedro Pablo Kuzcynski, el poder ejecutivo recogió la indignación generalizada de la población por diversos casos de corrupción e impulsó una serie de reformas constitucionales que se vieron plasmadas en una convocatoria de referéndum para reformar el funcionamiento del poder legislativo y judicial, para incrementar la transparencia de la financiación de partidos políticos, y para prohibir la reelección inmediata de congresistas. 

La respuesta de la población fue contundente, apoyando las reformas propuestas por Vizcarra y ganándose éste una abrumadora aprobación. La reacción de elementos y partidos corruptos con intereses ilícitos no se hizo esperar. Se trató de boicotear el trabajo de la fiscalía en los casos “cuellos blancos del puerto” y “lava juez”, relacionados con actos ilícitos de la constructora Odebrecht y miembros corruptos del Poder Judicial; además de intentar dejar inoperativa a la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (SUNEDU), la cual es el organismo encargado de otorgar y/o suspender las licencias de las universidades. Cabe señalar que varios congresistas son dueños de centros privados y otros están acusados de utilizarlos para lavar dinero del narcotráfico. Es de público conocimiento que otros partidos políticos buscan indultar a personajes sentenciados por graves delitos. 

Martín Vizcarra llega al poder luego de la renuncia de Pedro Pablo Kuzcynski ante una inminente vacancia derivada de acusaciones por corrupción en su contra. Cabe recordar que una de las decisiones más indignantes de éste personaje fue el indulto ilegal al genocida y dictador Alberto Fujimori.

La Constitución actual tiene su origen en el gobierno dictatorial de Alberto Fujimori. Esta Carta Magna no defiende los intereses del pueblo peruano, y favorece los intereses de una élite corrupta. Las movilizaciones a favor de eliminar la inmunidad parlamentaria y a favor de una Asamblea Popular Constituyente de amplia base con participación de los movimientos sociales, estudiantiles, sindicales, movimiento indígena y campesino, que vaya más allá de los partidos políticos de turno, está creciendo día tras día en consonancia con los procesos paralelos en nuestros países hermanos de la región. 

Estamos ante la oportunidad histórica de construir un mejor país desde el lugar del mundo en el que nos encontremos.

La juventud movilizada está renovando y relevando la lucha y la resistencia popular, dejando atrás la estigmatización de los movimientos populares, la protesta social y las iniciativas activistas auto-organizadas. Desde Barcelona, la respuesta de la comunidad peruana ha sido masiva y refleja que el vínculo hacia nuestra gente y nuestra tierra crece ante las dificultades. Estamos ante la oportunidad histórica de construir un mejor país desde el lugar del mundo en el que nos encontremos.

Contra el Indulto y la Impunidad – Barcelona

Quiénes suscribimos este texto hacemos parte de un colectivo apartidista creado en diciembre de 2017 en protesta contra el indulto ilegal a Alberto Fujimori. Grupo de peruanxs residentes en Barcelona que realizamos acciones de movilización, denuncia y sensibilización de la realidad social y política de nuestro país. Nos pueden seguir en Facebook o escribirnos a        contraelindulto.perubcn@gmail.com

Redacción

Equipo de redacción El Comején.

scroll to top